Foto de archivo

La ciudad de Hialeah impuso restricciones al uso de ventanas de servicio también conocidas como ventanitas.


En la orden emitida el jueves por el alcalde Carlos Hernández, los clientes solo pueden estar cerca de la ventana para hacer un pedido o pagar.

Mientras se prepara el pedido, el cliente debe esperar dentro de su vehículo.

«El establecimiento de servicio de alimentos no debe permitir que los clientes esperen en, cerca o alrededor de la ventana de servicio», se lee en la orden.


Comer o beber en las cercanías del negocio sigue estando prohibido y se enfatiza el uso de las mascaraillas.