La rotura de la conductora de Cuenca Sur ha desencadenado una grave crisis del agua que afecta a varios municipios de La Habana.

Los habitantes denuncian todas las adversidades que enfrentan para obtener el preciado líquido.