Solo cuatro meses después de la derogación de la política migratoria de “pies secos/pies mojados”, la cifra de migrantes cubanos interceptados en el mar cayó a cero en abril, según reportó la Guardia Costera de Estados Unidos.

El diario The Wall Street Journal, -que citó a funcionarios de ese servicio-, dijo que es la primera vez en casi una década que no fue interceptado ningún cubano intentando llegar a las costas estadounidenses en lanchas o precarias embarcaciones.

La dramática caída coincidió con la llegada a la Casa Blanca del presidente Donald Trump, quien dejó clara su oposición a la emigración ilegal desde la campaña presidencial.

El comandante de la Guardia Costera, Paul Zukunft, en una entrevista con el diario estadounidense, dijo que el cese de la política migratoria de «pies secos/pies mojados» fue clave para alcanzar la cifra actual.

«Abril fue el primer mes en siete años en el que no tuvimos un emigrante cubano, ni uno», dijo Zukunft.

«En un día típico de esta época del año pasado, probablemente recogeríamos entre 50 y 150 inmigrantes cubanos», agregó.

La Guardia Costera, que arreció sus operativos después que el expresidente Barack Obama determinó finalizar el 12 de enero la política que ofrecía beneficios migratorios excepcionales a los cubanos que llegaban por mar o tierra, había venido reportando una caída en la cifra desde entonces.

El funcionario dijo que el descenso se debió también a la política de Donald Trump de poner mano dura contra la inmigración ilegal. Pero a su vez reiteró que “claramente” fue la revocación de la política de “pies secos/pies mojados” el tiro de gracia al arribo de cubanos por mar.

Mientras duró esa política, los emigrados cubanos que llegaban a Estados Unidos sin visado se quedaban y solicitaban la residencia al año y un día de entrar al país.

(Con información de Martí Noticias)