El flujo marítimo de emigrantes cubanos que buscan llegar a Estados Unidos se ha detenido desde enero, cuando el expresidente Barack Obama puso fin a la política de «pies secos/pies mojados», según informó el comandante de la Guardia Costera, el almirante Paul Zukunft, reporta EFE.

De acuerdo con Zukunft, desde que Obama derogó esa política la Guardia Costera tan solo ha interceptado a un centenar de cubanos que intentaban llegar a Estados Unidos por mar, comparado con los cerca de 10.000 de 2016.

La política de «pies secos/pies mojados» daba a los cubanos que tocaban tierra la posibilidad de obtener la residencia permanente en Estados Unidos un año después de llegar, incluso si lo hacían ilegalmente, mientras que los interceptados en el mar eran devueltos a la Isla.

Obama puso fin a esa política pocos días antes de abandonar la Casa Blanca.


El almirante Zukunft dijo que la decisión de Obama ha puesto fin a situaciones peligrosas a las que quedaba expuesta la Guardia Costera cuando los «balseros» trataban de llegar a Estados Unidos pese a ser interceptados en el mar.

«Estoy hablando de automutilación, de heridas de arma de fuego autoinfligidas, acciones muy desesperadas para ser evacuados a un hospital de Estados Unidos y ser declarados ‘pies secos’ y luego puestos en libertad», explicó.

«Estaba poniendo a nuestra gente en riesgo. Existían casos en los que amenazaban con ahogar a un bebé si tratábamos de detenerlos», añadió el comandante de la Guardia Costera.

Zukunft explicó durante el acto que los recursos que la Guardia Costera destinada a interceptar emigrantes pueden dedicarse ahora al narcotráfico.

De acuerdo con el comandante, la Guardia Costera tuvo constancia de 580 envíos de droga que no pudo interceptar porque «no tenía suficientes barcos o aviones» para ello.

«Quizás pueda cerrar un poco más esa ventana si no tenemos tantas interdicciones migratorias en el mar», dijo.

(Con información de Diario de Cuba)