Mesa Valenciano, Viceministra de Educación- Foto PCC Creative Commons

La viceministra de Educación en Cuba, Martha del Carmen Mesa Valenciano, es autora del texto “Ser profesor universitario”, publicado a raíz de las protestas por el despido en julio de la profesora Omara Ruiz Urquiola por motivos políticos.

Un grupo de estudiantes y profesores cubanos denunciaron en una carta abierta al Gobierno de la República de Cuba que la viceministra en su escrito usaba medidas discriminatorias y punitivas por motivos políticos entorno a la educación superior en las universidades cubanas.


En el escrito la viceministra condiciona el empleo de profesor universitario a mantener una alianza a la revolución y a los ideales de Fidel Castro.

“El que no se sienta activista de la política revolucionaria de nuestro Partido, un defensor de nuestra ideología, de nuestra moral, de nuestras convicciones políticas, debe renunciar a ser profesor universitario. Ser profesor universitario es a cada instante la definición de nuestro presidente “pensar como país”. Ser profesor universitario es defender el concepto de Revolución de nuestro Comandante (Fidel Castro)».

A continuación la carta firmada por profesores y estudiantes publicada por Radio Martí Noticias:

En días pasados el sitio oficial del Ministerio de Educación Superior y Cubadebate publicaron el texto “Ser profesor universitario” de la viceministra primera de esa institución Martha Mesa Valenciano. En el mismo, su autora concluía “El que no se sienta activista de la política revolucionaria de nuestro Partido, un defensor de nuestra ideología, de nuestra moral, de nuestras convicciones políticas, debe renunciar a ser profesor universitario.”


A pesar del inédito alud de críticas que ha generado dicho texto en una parte importante de la sociedad cubana, incluidos profesores y estudiantes universitarios, el Gobierno cubano no ha presentado hasta ahora ninguna comunicación que lo distancie de este pronunciamiento que hace abierta apología a la discriminación.

Ante tal silencio, estudiantes, profesores y ciudadanos manifestamos nuestro rechazo a que el derecho universal a la educación, al trabajo y la protección contra toda forma de discriminación consagradas en la Constitución cubana, se continúen violando en las universidades del país con cada persona expulsada de las mismas por razones políticas.

Las palabras de la viceministra vulneran la recién aprobada Carta Magna. También desconocen los artículos 18 y 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Declaración Mundial sobre la Educación Superior en el Siglo XXI y otros tratados y convenios en el ámbito educativo que reconocen la libertad académica y la autonomía universitaria como condiciones indispensables para una universidad de calidad, plural, comprometida socialmente, democrática e inclusiva.

Ante el aumento de medidas discriminatorias y punitivas hacia profesores y estudiantes por motivos políticos que se ha vivido en los últimos años en las universidades cubanas, y la posibilidad de que un documento empobrecedor éticamente pueda servir de base para institucionalizar la comisión de actos lesivos a derechos humanos, reclamamos al gobierno cubano el cumplimiento de la legalidad de nuestro país, los protocolos y pactos internacionales de los que es parte y que honre sin distinciones, ni condicionamientos, los principios humanistas en los que debe fundarse la educación superior.