El gobierno estadounidense incluyó a Cuba este jueves en su «lista negra» de países que no combaten de forma eficaz el tráfico o la trata de personas.


La decisión fue anunciada por el secretario de Estado, Mike Pompeo, durante su presentación del informe anual de tráfico de personas publicado en la página del Departamento de Estado.

“Debemos llamarlo como lo que es, esclavitud moderna (…) El tráfico de personas es una crisis global y requiere una respuesta global”, manifestó.

Pompeo señaló en su discurso que si algunos países no luchan contra el tráfico, Estados Unidos luchará contra ellos.

La inclusión en la “lista negra” puede dar paso a nuevas sanciones, de acuerdo a la decisión del presidente Donald Trump.


El documento inicia su declaración sobre Cuba: «El Gobierno de Cuba no cumple plenamente con el mínimo de normas para la eliminación de la trata y no está haciendo esfuerzos significativos para hacerlo; por lo tanto Cuba fue degradado a Nivel 3. A pesar de la falta de esfuerzos significativos, el gobierno tomó algunas medidas para abordar la trata de personas, incluido el procesamiento de traficantes de sexo, traficantes de trabajo y el encarcelamiento de turistas sexuales involucrado en el tráfico sexual de niños. Sin embargo, el gobierno no toma medidas para abordar el trabajo forzoso en el extranjero, las misiones médicas, a pesar de las persistentes denuncias de funcionarios cubanos, amenazó y obligó a algunos participantes a permanecer en el programa. El gobierno no criminalizó todas las formas de trabajo forzoso o tráfico sexual de niños de 16 y 17 años. El gobierno carecía de procedimientos para identificar proactivamente a las víctimas laborales, carecía de un paquete integral de servicios que incluyera vivienda y protección física, y detiene y acusa a posibles víctimas de tráfico sexual por actos ilegales que sus traficantes les obligan a cometer».

El documento en su totalidad se encuentra en la página del Departamento de Estado.