El gobierno de Panamá deportó el pasado jueves a Colombia a 13 de los 14 cubanos que estaban detenidos en el penal Altos de Curundú y que habían iniciado una huelga de hambre el miércoles, reportó Martí Noticias.

Los cubanos reclamaban que se les dejara continuar camino hacia Costa Rica. Las autoridades los deportaron a Colombia, país desde donde habían entrado a Panamá. Algunos de ellos habían llegado a territorio colombiano procedentes de Venezuela.

«Nos esposaron y nos montaron en un ómnibus y vamos custodiados camino a la frontera con Colombia», dijo en un mensaje a Martí Noticias Oscar Díaz, desertor de la misión medica en Venezuela y uno de los migrantes.

Otros 76 cubanos permanecen en Panamá a la espera de ser deportados a la Isla, después de llegar a un acuerdo con el Gobierno local.