El gobierno de Estados Unidos descarto hoy la posibilidad de hacer una excepción con los cubanos varados en México o los que ya se encuentran en camino hacia Estados Unidos en otras regiones de Centro América.

“Queremos trabajar con los gobiernos centroamericanos y el cubano para intentar determinar si podemos proporcionar algún tipo de asistencia a los cubanos que se quedaron a las puertas de Estados Unidos”, dijo asesor adjunto de seguridad nacional de Obama, Ben Rhodes.

El asesor de Obama subrayó que no se refería a un alivio migratorio, sino a “lo que se puede hacer desde un punto de vista humanitario” para ayudar a garantizar que los emigrantes se encuentren en buenas “condiciones” y sean “reasentados” adecuadamente.

“Como tenemos relaciones de asistencia con muchos de estos países, incluido en temas migratorios, mi esperanza es que vamos a poder aliviar los asuntos humanitarios al tiempo que reconocemos que no vamos a poder incluir a la población cubana varada en esos países en la antigua política migratoria” dijo.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

“Sería demasiado difícil hacer excepciones y saber a qué población aplicarlas sin que eso desatara una crisis migratoria”, explicó Rhodes.