Robocalls Estados Unidos

El gobierno de Estados Unidos anunció una ofensiva en todo el país contra las llamadas indeseadas de robocallers, dirigidas a compañías e individuos que colectivamente han realizado más de mil millones de llamadas no deseadas para planes financieros y otros servicios, según la Comisión Federal de Comercio.


El nuncio marca el último esfuerzo de los reguladores para luchar contra la marea de llamadas no deseadas e ilegales de vendedores por teléfono y estafadores.

Algunos de los objetivos de la acción fueron una fuente importante de robocalls. Derek Jason Bartoli, un hombre de Florida que supuestamente desarrolló, vendió y usó una forma de software que permite que millones de llamadas se realicen en rápida sucesión, fue responsable de 57 millones de llamadas a números de teléfono en Estados Unidos durante seis meses en 2017, según un informe federal.

«Al sacar a personas como Derek Bartoli del negocio, podemos privar a los robocallers de las herramientas importantes de su comercio», dijo Andrew Smith, director de la oficina de protección al consumidor de la FTC, en una conferencia de prensa el martes.

La acción conjunta incluye los estados de Alabama, Arizona, Colorado, Florida, Illinois, Indiana, Michigan, Missouri, Carolina del Norte, Dakota del Norte, Ohio, Oregon, Pennsylvania, Texas y Virginia.


Los legisladores de ambas cámaras del Congreso están preparando una legislación que ampliará el poder del gobierno para limitar las llamadas ilegales. El martes, se espera que un subcomité de la Cámara de Representantes considere la Ley de detención de Llamadas ilegales.

El proyecto de ley ordena a la Comisión Federal de Comunicaciones que amplíe sus reglas dejando en claro que las llamadas automáticas solo se pueden hacer a los consumidores con su consentimiento.