El gobierno de Estados Unidos ha implementado una nueva norma bajo la cual enviará a Guatemala a todo aquel migrante que solicite asilo ya sea en la frontera o a guardias de la patrulla fronteriza.


El nuevo procedimiento podría entrar en efecto tan pronto como diciembre y afectará a todo migrante que haya pasado por Guatemala, Honduras, o El Salvador, sin pedir asilo en ese país antes de llegar a EEUU.

Una vez que entre en vigor se establecería un nuevo proceso de selección para determinar si EEUU o Guatemala procesarán las solicitudes de refugio de los migrantes, informó un documento oficial elaborado por el Departamento de Justicia (DOJ), los Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y la Oficina Ejecutiva de Revisión Migratoria (EOIR).

La medida llega a raíz de un acuerdo entre ambos países para aliviar la migración a EEUU. La nueva medida se conoce como el pacto de «tercer país seguro».

Similares acuerdos se firmaron con El Salvador y Honduras, pero aun se desconoce cuando se comenzará a implementar ahí.


El secretario interino de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, dijo que los pactos se ejecutarán de forma gradual para evitar saturar a los países centroamericanos que apenas reciben solicitudes de asilo.