El gobierno de Cuba se quejó de los límites impuestos por el Departamento del Tesoro a las remesas desde Estados Unidos.


Demostrando una vez más que sin las remesas y el dinero que llega desde el exterior no pueden vivir, Díaz-Canel y Bruno Rodríguez rechazaron las medidas impuestas por el Departamento del Tesoro.

«Al responsabilizarnos de su fracaso en forzar derrocamiento del gobierno bolivariano, EEUU miente descaradamente para justificar implementación de nuevas medidas de agresión contra Cuba. No doblegarán la voluntad de los cubanos y crecerá el rechazo universal contra el bloqueo.» dijo Bruno Rodríguez en su cuenta de Twitter.

«Rechazo enérgicamente implementación de medidas anunciadas por EEUU en abril, dirigidas a reforzar el bloqueo y el cerco económico contra Cuba. Intento oportunista de dividir a los cubanos fracasará.» continuó.


Por otro lado Díaz-Canel también se quejó de las sanciones.

«Lo que más afecta al pueblo cubano es el injusto, criminal y prolongado bloqueo; política fracasada y rechazada por la comunidad internacional. El imperio acude a la mentira y la hipocresía como pretexto.» dijo en su cuenta el «presidente» cubano.

«Nuevas sanciones de EE.UU. contra Cuba. Mentiras, calumnias y la hipocresía como pretexto del gobierno de EEUU para endurecer el bloqueo. Por su fracaso en Venezuela arremeten con saña contra Cuba. Resistiremos y venceremos» dijo en su cuenta de Twitter.

Las medidas anunciadas ayer por el Departamento de Estado en realidad son cosméticas y no afectan a la familia cubana ya que el límite impuesto a las remesas es de $1000 en un trimestre, la mayoría de los cubanos envían mucho menos de esa cantidad.