opositores-pueden-viajarLas autoridades cubanas avisaron a los opositores cubanos José Daniel Ferrer y Ángel Moya que pueden viajar fuera del país. A continuación los detalles de la noticia, gracias a Cubanet.


En el caso de Ferrer, este fue avisado en la tarde de ayer por un oficial de la policía política, quien le informó que “habían decidido” permitirle salir del país “por una vez”, cuenta el opositor a CubaNet. El agente le detalló que Inmigración lo iba a citar, y ese departamento envió, ya en la noche, “un auto con tres individuos, tres oficiales, a la vivienda donde radica nuestra sede principal” de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU). Los agentes de Inmigración comunicaron a Ferrer de que este martes debía presentarse en sus oficinas.

El líder opositor detalló que piensa viajar posiblemente a principios de mayo y que no quiere ausentarse por mucho tiempo debido a la lucha pacífica que mantiene en Cuba. “Haría una gira rápida”, dice Ferrer.

Según el líder de UNPACU, que acudió a la cita, “un teniente coronel de apellido Marañón” le informó que se le permitiría salir por una vez al extranjero y luego continuaría la restricción que le impide salir de Cuba. Dicho oficial de Inmigración le dijo además que podía solicitar sus documentos de viaje “cuando deseara”. José Daniel se aprestó a hacer los trámites de inmediato, pero no pudo completarlos debido a “problemas técnicos” por “reparaciones en el área”, según le comunicó una funcionaria que le dijo le avisaría en cuanto “el sistema” volviera a la normalidad.

Por su parte Ángel Moya, también activista por los derechos humanos, fue avisado de que el próximo jueves podría acudir a las oficinas de Migración para hacerse un pasaporte y salir del país. El opositor declaró a CubaNet que va a asistir pero no va a aceptar la medida del gobierno cubano, una “regularización por buena conducta”, porque eso sería reconocer un delito del cual siempre ha reclamado su inocencia.

Tanto Ferrer como Moya son parte del grupo de los 75 prisioneros de la Primavera Negra de 2003, terminados de liberar en 2011. De las víctimas de aquella ola represiva, once decidieron quedarse en Cuba y hace apenas un mes la mayoría de ellos fueron autorizados a viajar fuera del país, por una vez.


Sin embargo, ni José Daniel Ferrer ni Ángel Moya recibieron permisos por parte del gobierno cubano en esa ocasión.

Iván Hernández Carrillo, otro opositor del grupo de los 75 que permanece en Cuba, aún no ha sido citado por las autoridades para informarle si podría viajar.