El gobierno de Cuba intenta culpar a los cuentapropistas de los cortes de electricidad pero los ciudadanos en la isla no se «tragan» el cuento.

Los cubanos en la isla no creen en la versión oficial y culpan a la incapacidad del gobierno para resolver los problemas de la isla.