Comunicado de la Administración Marítima de Cuba. Captura de pantalla Antena Cubana Facebook y Foto de Pixabay.com

El gobierno cubano se ha justificado y limpiado las manos de toda responsabilidad ante la situación del crucero con médicos cubanos que no dejaron atracar en el puerto de La Habana este pasado 14 de febrero.


El crucero de Bahama Paradise debía estar en La Habana del 14 al 18 de febrero e iba desde la ciudad de Miami. La agencia detrás de los preparativos del viaje fue Viva Travel.

Una vez en la capital cubana se permitiría que los familiares de las personas a bordo del buque subieran a la embarcación con el único requisito de llevar sus pasaportes; pero esto no sucedió, pues llegado el momento de atracar en el puerto el gobierno no se los permitió.

El gobierno cubano emitió un comunicado firmado por la Administración Marítima de Cuba que fue leído en el noticiero nacional explicando sus acciones y culpando a la agencia por una deficiente gestión.

El comunicado explica que el barco no atracó en el puerto en su visita a la isla “por haber modificado de manera unilateral la actividad inicialmente pactada y no cumplir los requisitos de precisión de la información y plazos establecidos para los trámites”.


De acuerdo al comunicado el gobierno “lamenta lo sucedido y responsabiliza a los operadores por las consecuencias”.

El crucero tuvo que regresar a Miami, dejando a pasajeros y familiares con una mezcla de emociones entre tristeza, ira, frustración, y resignación.