Mosquito: Foto: Public Domain Gobierno de Estados Unidos

El Dengue en Cuba es un problema cada vez más alarmante. Cada año, sobre todo en la época de verano, se multiplican los brotes de enfermos, algunos incluso repiten de un año a otro con la enfermedad.


Y es que la Isla no solo tiene condiciones climáticas favorables para el desarrollo del mosquito Aedes Aegipti, también el grado de insalubridad en las calles, los basureros y el agua estancada en muchos sitios hacen que se prolifere constantemente el peligroso insecto causante del Dengue, el Chikungunya, y el Zika.

Después de años apostando por la fumigación como la única solución para frenar al mosquito causante de estos virus, se conoció que Cuba aplicará una nueva alternativa para frenar la epidemia a partir del mes de noviembre, según aseguró Guadalupe Guzmán, presidenta de Sociedad Cubana de Microbiología y Parasitiología.

La prueba consiste en diseminar machos estériles del mosquito Aedes Aegipti, pero en su estado de pupa, es decir, el estadio por el que pasan estos insectos de larva a mosquito adulto. Estos mosquitos han sido previamente tratados con radiaciones ionizantes para dañar su esperma y eliminar así su capacidad de fecundación. De esa manera, aseguran los expertos cubanos, el nuevo mosquito “estéril” al copular con la hembra no procreará descendencia alguna.

Aún no se conoce el lugar específico por donde comenzará la prueba, pero sí se ha dicho que serán elegidos aquellos sitios con alto grado de incidencia de Dengue, Zika y Chicungunya.


Los especialistas cubanos han dicho que las hembras pican constantemente pues al estar copuladas, necesitan sangre para poder madurar sus huevos. Por eso se cree que al disminuir la población de machos fértiles, se reducirá al menos temporalmente el índice de reproducción del peligroso insecto.

Cuba entre las naciones con más Dengue

Los criaderos de mosquitos se propagan fácilmente en la Isla por la ocurrencia de miles de vertederos de basura que no son recogidos. Todo ello da lugar a la proliferación del Aedes Aegipti, sobre todo, en épocas lluviosas y de altas temperaturas, condiciones ideales para la reproducción del peligroso insecto que solo necesita de 7 a 10 días para desarrollarse y convertirse en un mosquito adulto.

Según cifras oficiales en lo que va de año se reportan más de dos millones de enfermos de dengue en América, y Cuba junto a Brasil sobresale entre las naciones con mayor incidencia de estas enfermedades que produce el Aedes Aegipti, denominadas arbovirus.

En Cuba no se venden repelentes para protegerse de las picaduras de estos insectos, y mucho menos insecticidas como el conocido DDT (Dicloro DifenilTricloretano).

Cero inspecciones y menos fumigación

Mientras tanto esta especie de mosquito sigue haciendo de las suyas, aprovechando la insalubridad en muchos barrios alejados de las ciudades céntricas donde la basura no es recogida con sistematicidad y las campañas de fumigación disminuyen por el robo del combustible que hace funcionar las máquinas fumigadoras.

Las inspecciones a los hogares cubanos del personal sanitario, antes realizadas cada 7 días, hoy se reducen a cero, y en la mayoría de los casos no pasan de firmar un papel por si luego viene algún jefe a comprobar.

Toda medida es vital para eliminar al peligroso insecto, pero fundamentalmente el Control Higienico Sanitario Epidemiológico se ha visto comprometido en el país, pues las autoridades responsables no se pronuncien con la fuerza que este problema requiere.

Para nadie es secreto que las salas de muchos hospitales no dan abasto por la cantidad de hospitalizados con Dengue y Zika. Tanto el mosquito Aedes Aegipti como el caracol africano han quedado como asignaturas pendientes, pues no han sido atendidas con toda la urgencia que se requiere.

La nueva alternativa que se aplicará en Cuba para frenar el dengue fue presentada y aprobada en el recién finalizado Curso Internacional sobre arbovirus que tuvo lugar en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí en La Habana. Sin embargo, la medida de esparcir machos estériles es temporal, por eso a la Isla le queda el reto de liberar constantemente ejemplares de este tipo, antes que el Dengue se convierta en una epidemia incontrolable.