El gobierno de Cuba como ya es costumbre comienza a poner excusas a la la fuerte escasez que se vive en Cuba y asegura que los cubanos están de acuerdo con el racionamiento.


«Desde el anuncio del cambio de vigencia del título III empezamos a tener casos de proveedores e instituciones bancarias que no quisieron operar con nosotros», dijo la ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez.

«Esto ha llevado a un desabastecimiento y con ello el acaparamiento, la incertidumbre, el pánico”, dijo la ministra.

El desabastecimiento en Cuba viene de mucho antes del Título III Ley Helms Burton pero las autoridades cubanas son incapaces de reconocer que no tienen la capacidad para resolver ningún problema de los muchos que tiene la isla.