Pescadores en Cuba. Foto: Pixabay

A pesar de vivir en una Isla rodeada de mar por sus cuatro costados, los cubanos no la tienen tan fácil para tener un pescado en su mesa. Desde hace mucho, el gobierno dispuso de una larga lista de especies en veda, es decir, de las que está prohibida su captura, desembarco, transportación, procesamiento, y comercialización.  


Algunas especies se colocaron es esa lista por amenazas a su ecosistema, pero para otras ni siquiera hay una respuesta muy clara. Sin embargo, para el turismo las ofertas y variedades sobran y para el cubano promedio no queda más que resignarse a no consumir algo que debería estar en todos los puntos de venta de alimentos de la Isla.

Ahora a la larga lista de especies en veda se acaba de su sumar otra especie: El pez Epinephelus itajara, conocido en Cuba como Guasa y distinguido en algunos poblados de la Isla por su exquisito sabor y su masa.

El Ministerio de Industria Alimentaria de Cuba estipuló la resolución No. 178/18  que ya entró en vigor y que penaliza a todo aquel que intente capturar al pez guasa. La resolución plantea que: “Los ejemplares de guasa capturados de manera incidental deben ser devueltos al mar, sin que se pueda comercializar o disponer de dicha especie para otros fines”.

Las sanciones para los que incurran en este delito, ya fueron establecidas y quienes extraigan de su hábitat esta especie marina que está en la lista de los prohibidos, serán multados con cuotas de 100 a 5 000 pesos con decomiso de los medios utilizados para estos fines. 


Especies marítimas con regulaciones para su captura y consumo en Cuba, según establece la Ley No. 164 conocida también como Reglamento de Pesca:

-Huevos de tortugas marina

-Manatí

-Delfín

-Cocodrilo

-Caimán

-Tortuga Carey

-Caguama

-Tinglado.

-Jicotea

-Coral negro

-Cobo

Las especies vedadas crecen, pero a la par no se hace nada para ampliar la comercialización de las especies marítimas, esas que no están prohibidas y que mucho pueden ayudar a la dieta de los cubanos.

Una conocida medida dictó desde hace muchos años que el pescado de la canasta básica sería sustituido por pollo, algo que también se le hace insostenible al gobierno que importa miles de toneladas al año.

La situación alimentaria en Cuba está dando fuertes alarmas, síntoma de una verdadera crisis, calificada por muchos como el inicio de otro nuevo “Periodo Especial” del que no pocos cubanos temen recordar.

El tema de la pesca y otras alternativas nacionales para satisfacer la alimentación debieron ser mejor manejados desde hace mucho tiempo en Cuba, sobre todo teniendo en cuenta que varias provincias cubanas están rodeadas de kilómetros de costa y son ricas en diversidad de especies marinas.

Hoy, cuando la crisis acarrea y amenazada con desencadenar más problemas internos, las soluciones no son nada halagüeñas: El país sigue dependiendo de la importación de pollo para solucionar la alimentación de la población y  la industria nacional solo puede ofertar masa de croquetas y pastas.

Muy discutido hace unos meses en Cuba, el nuevo proyecto de Ley de Pesca que además de incluir el Guasa a la lista de especies marítimas vedadas, polemizó sobre los pescadores que realizan la actividad desde la orilla a cordel, y la prohibición de los chinchorros o redes que se “arrastraban” sobre los fondos marinos para la pesca en la Isla.

Siguen ampliándose las restricciones de la Ley de Pesca y el estado apenas puede poner el añorado producto en los mercados que abastecen a la población pero tampoco existen facilidades para realizar una pesca libre sin antes pasar por numerosos mecanismos burocráticos.

El problema de la alimentación en la Isla pica y se extiende…