El gobierno de Canadá aseguro que admitirá en su país a refugiados rechazados por Estados Unidos en respuesta a la nueva política del presidente Trump que ha provocado un gran rechazo internacional.


«Para aquellos que huyen de la persecución, el terror y la guerra, los canadienses le darán la bienvenida, independientemente de su fe. La diversidad es nuestra fuerza» dijo el primer ministro canadiense Justin Trudeau.

El mensaje del primer ministro canadiense contrasta con la posición de Trump que ha puesto un alto a la llegada de refugiados por 120 días hasta aumentar los controles y los chequeos sobre ellos.