La Habana destruida. Foto: Pixabay

El periodista independiente Mario Echeverría Driggs denunció en Radio Martí la deshonesta práctica del gobierno cubano de encontrarle albergue a los residentes que se encuentran en situaciones de derrumbes para luego tomar posesión de la propiedad para el turismo.


“Al que se le caiga la vivienda en la Habana Vieja o en Centro Habana, (va a) un albergue, pero ya tú sabes, bien lejito. Nada de reconstrucción de tu casa, nada de arreglar tu casa. Es triste lo que está pasando”, dijo Echeverría Driggs.

Esto es habitual en zonas céntricas de la capital, donde el gobierno puede ver beneficio en construir un hotel para el turismo internacional.

Según Echeverría Driggs, el gobierno no tiene interés en darle solución a los problemas de los inmuebles en estado de derrumbe. No se proponen reparaciones y cuando las personas pierden sus viviendas son re-ubicadas a albergues fuera del centro capitalino en ocasiones.

“Prefieren que se te caiga el edificio y a ti ubicarte en un albergue”, explicó.


Posteriormente, si comprueban que la estructura puede salvarse entonces alzan allí un hotel. “Así pasó con el Packard y con otros edificios”, añadió.

El periodista entonces mencionó la experiencia de las familias residentes en un edificio en la esquina de Prado y Malecón donde hoy hay un hotel 5 estrellas de la empresa Gaesa.

“Los sacaron a todos de ahí. Eso fue un show porque muchos vecinos no se querían ir de esa zona, que ellos consideran privilegiada (…), con el malecón enfrente”, recalcó.

Los lujosos hoteles del centro, como el Gran Packard, el Parque Central, el Gran Hotel Manzana Kempinski y el mismo Prado y Malecón, están en una parte de la ciudad característica por viejas edificaciones, las cuales no han recibido en años el adecuado mantenimiento, algunas ya casi en ruinas.