El Gobierno de Cuba prometió este jueves entregar en 2017 una ayuda de 1.054 millones de pesos en moneda nacional (alrededor de 42.000.000 dólares) en subsidios para la compra de materiales de la construcción para arreglar viviendas, según informó el Ministerio de Finanzas y Precios (MFP), de acuerdo con el periódico estatal Trabajadores.

En conferencia de prensa la viceministra del MFP, Meisi Bolaños Weis, dijo que estos gastos se incluyen en el presupuesto del Estado.

El director general de Política Fiscal del MFP, Adalberto Carbonell, explicó que desde 2016 se comenzó a dar prioridad en el otorgamiento de este tipo de subsidio a las madres con tres o más hijos menores de 12 años, en los municipios de Maisí (Guantánamo), III Frente (Santiago de Cuba) y Buey Arriba (Granma), los que según el censo tenían mayor concentración de estos casos.

«En 2017 ya está la indicación para revisar esa singularidad de las madres con tres hijos o más en otros municipios del país, a fin de priorizarlas en el acceso a este subsidio para mejorar o ampliar sus viviendas», añadió Carbonell.

La viceministra Bolaños reconoció que los plazos de aprobación y entrega de los subsidios a las familias beneficiadas son largos y tienen que «reducirse».


El proceso para adquirir un subsidio, que suele tardar como mínimo un año desde su solicitud, decide además qué puede o no reparar un ciudadano sin importar el daño que tenga su vivienda.

Varios afectados denunciaron la «corrupción» en estos procesos y los problemas en torno a estos subsidios estatales.

El Gobierno también impide las reparaciones realizadas por los propietarios y pone trabas y requisitos cuando no ofrece nada a cambio. Por ejemplo, en 2016 solo en La Habana las autoridades impusieron 5.471 multas por remodelaciones de exteriores.

(Con información de Diario de Cuba)