El gobernador de Florida, Ron DeSantis, activó la Guardia Nacional después de que informes sugirieran amenazas de disturbios civiles previos a la toma de posesión del presidente electo Joe Biden.


En una orden ejecutiva, DeSantis dijo que la Guardia Nacional de Florida ayudará al Departamento de Aplicación de la Ley de Florida y a las autoridades estatales y locales a mantener la paz.

La orden permanecerá vigente hasta al menos el 24 de enero, o más, según sea necesario.

Mientras tanto, los fiscales federales acusan a un hombre de Tallahassee de conspirar para «confrontar violentamente a los manifestantes» en el Capitolio de Florida el domingo, mientras las agencias policiales se preparan para manifestaciones antes de la toma de posesión del presidente electo Joe Biden.

El fiscal federal para el distrito norte de Florida, Lawrence Keefe, anunció el viernes el arresto de Daniel Baker, con un comunicado de prensa de la oficina de Keefe alegando que Baker «pidió específicamente a otros que se unieran a él para rodear a los manifestantes y confinarlos en el complejo del Capitolio con armas de fuego», cito Fox News.