El gobernador de Florida, Rick Scott, declaro el estado en emergencia sanitaria por el consumo de drogas.


Scott declaro Florida en estado de emergencia para poder liberar 27 de millones de dólares en fondos federales para enfrentar la «epidemia» de drogas.

Scott ordenó a la directora sanitaria del Estado, la doctora Celeste Philip, declarar la emergencia pública y emitir una orden que facilite el tratamiento con Naloxone, un fármaco que funciona como antídoto contra una eventual sobredosis.

«Esta declaración ayudará a fortalecer nuestros continuos esfuerzos para combatir la epidemia nacional de opioides que acaba con vidas en Florida, proporcionando fondos adicionales para asegurar servicios de prevención, tratamiento y recuperación» dijo el fiscal general de Florida.

El gobernador agradeció al gobierno federal por liberar los fondos para el estado.