El gobernador Ron DeSantis acompañó a los dueños de restaurantes y empleados en un restaurante de carnes en Florida el martes, asegurándoles que no permitirá que cierren en medio de la pandemia.

La conferencia de prensa tuvo lugar en Okeechobee Steakhouse en West Palm Beach el lunes.


Un periodista le preguntó a DeSantis qué les diría a los líderes locales que se sienten «obstaculizados» por la orden ejecutiva del gobernador que restringe la acción contra las empresas que violan los mandatos de máscaras u otras medidas de seguridad del coronavirus.

«Bueno, si un líder local quiere dejarlos sin trabajo, tiene toda la razón, les estoy impidiendo que hagan eso», respondió DeSantis. «Si quieren cerrar negocios, yo me interpondré en su camino […] No creo que el gobierno tenga derecho a dejar a la gente sin trabajo».

DeSantis dijo que no ha visto a un solo propietario o empleado de una empresa que actúe como si el virus no fuera real.

Mientras tanto, las restricciones para comer en interiores se restablecieron indefinidamente en la ciudad de Nueva York, anuncio el lunes el gobernador Andrew. Varias personas tomaron las calles para protestar la medida.