Varios ganaderos de Holguín, que hace siete años recibieron tierras en usufructo, serán desalojados por las autoridades puesto que los terrenos serán utilizados nuevamente para la siembra de caña de azúcar, según informa Diario de Cuba.


«Después de haber eliminado el marabú y otras malezas, nos están dando un plazo de seis meses para salir», explica Rubén Medina, quien vive en el barrio Cauto 5, del municipio Urbano Noris, y tiene alrededor de 100 reses.

El ganadero asegura que entrega cerca de 100 litros de leche para los niños del barrio.

«Espero que esto lo tengan en cuenta. Yo no quiero vender mis vacas, pero si esto es definitivo tendré hacerlo. Y eso no es lo que más me entristece, sino penar que veré cómo después se vuelven a perder las tierras», lamentó.

Mientras que el gobierno difunde su decisión a través de la prensa, los campesinos dicen que las zonas dedicadas a la siembra de caña están en pésimas condiciones.


«Los campos de caña que tienen están perdidos y el rendimiento de las plantaciones no promedia más de 30 toneladas por hectáreas», critica uno de los afectados por la «recuperación. Además, con qué fuerza de trabajo enfrentarán esta tarea si nadie quiere trabajar la agricultura por los bajos salarios y la falta de utensilios», dice.