Dos bombarderos B-1 de la fuerza aérea de Estados Unidos sobrevolaron la península de Corea en un paso más en la escalada de las tensiones con Corea del Norte.


Los aviones salieron de la base aérea Andersen en Guam y realizaron un simulacro conjunto con Corea del Sur y las fuerzas aéreas de Japón sobre la península coreana.

“Ambas misiones estaban planeadas desde hace mucho tiempo y se decidió no darles demasiada publicidad para evitar una escalada en las tensiones”, dijo un funcionario a CNN, aunque Corea del Norte califico el ejercicio como una provocación.

Estados Unidos ha enviado a una flota de guerra a la península coreana y un submarino capaz de lanzar un ataque a gran escala a Corea del Norte.