Un terremoto de magnitud 6,6 golpeó el sur de California el jueves, sacudiendo un área generalizada.

El terremoto se centró en el valle de Searles, una zona remota de San Bernardino.


En el condado de San Bernardino, donde el terremoto estaba centrado, no se reportaron heridos, pero los edificios y las carreteras sufrieron daños, según los bomberos.

El Departamento de Policía de Los Ángeles dijo que no ha recibido ningún informe de daños o llamadas a servicio.

«Este fue uno fuerte y un buen recordatorio para estar preparado», escribió el LAPD en Twitter.

Un tuit desde el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles dijo que no había informes inmediatos de daños y que el aeropuerto estaba funcionando normalmente.

No se espera un tsunami, según el Centro Nacional de Alerta de Tsunamis.