El alcalde de la Ciudad de Miami, Francis Suárez, se ha unido a los dueños de restaurantes para pedir al alcalde Carlos Giménez que reduzca el toque de queda actual que obliga a los negocios a cerrar a las 10 de la noche.


Suárez explicó a AmericaTeVe que en Broward el toque de queda es desde las 11 de la noche y que los casos de coronavirus no parecen estar afectado por esta medida.

Por su parte en Miami Dade el toque de queda condal comienza a las 10 pm y ya desde las 9:30 pm en los restaurantes se le ocmienza a pedir a los clientes que abandonen el lugar para poder cumplir con la normativa que los propietarios aseguran está acabando con su negocios.

Karla Meléndez, propietaria de La Porteña Cafetería, en La Pequeña Habana, contó que por esa medida puede recibir a los últimos clientes a las 8 de la noche y pedirles que se retiren apenas terminan de comer.

Orgullo Catracho es otro de los tantos restaurantes en La Pequeña Habana que se unen a la petición de disminuir las horas del toque de queda. Desde que inició la pandemia sus ventas se han reducido en un 60%.

«Le hemos pedido al Señor. Giménez, incluso programamos una reunión con él, y nos dejó plantados», dijo Meléndez quien pide que los deben dejar abiertos mínimo hasta la medianoche.


Será después del fin de semana de Labor Day que el alcalde del condado Miami-Dade, Carlos Giménez, informe si serán modificados los horarios del toque de queda vigente.