El Fort Lauderdale Air Show se elevará sobre el sur de Florida el sábado después de que COVID-19 impidiera que despegara hace meses.


El caza furtivo F-35A Lightning II, que los pilotos han llamado un avión de combate ágil, versátil y de alto rendimiento, será la estrella del espectáculo aéreo, pero debido al COVID-19, los espectadores deben esperar ver una gran cantidad de cambios.

El caza furtivo será pilotado por la capitana Kristin Wolfe, la primera piloto del equipo de demostración del F-35A.

Entre los cambios está que se venderán menos boletos en el área premium con máscaras y distanciamiento social reforzado, además de transmisiones en vivo que incluirán comentarios del narrador y la línea de vuelo en el Aeropuerto Internacional de Fort Lauderdale-Hollywood.

En la ciudad de Miami esos espectáculos han sido cancelados aunque los Blue Angels sobrevolaron la ciudad para homenajear a los trabajadores de la salud.