Según reporta la Inter Press Service, el Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la tuberculosis y la malaria, precisó que Cuba tendría que hacer sostenible su programa de prevención y control del VIH, causante del Sida, ante el recorte de presupuesto de la institución.

La noticia fue dada a conocer por Antonio García, oficial del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, durante el XIV Simposio de Masculinidad y VIH, realizado el pasado junio en el Centro de Convenciones Heredia, de Santiago de Cuba.

«Son momentos difíciles los que se avecinan. Cuba ha sido catalogada como país de ingreso medio-alto, y por la baja concentración que tiene la epidemia, se ha convertido en una nación no elegible para ser receptora de fondos de ayuda provenientes del Fondo Mundial», dijo García.

La estrategia implementada por el gobierno cubano facilita que todos los contagiados, que hasta el 2016 alcanzaban la cifra de 21. 750 personas, reciban el tratamiento gratuitamente, un logro que es también una limitante puesto que la ayuda también proviene de organizaciones internacionales.


«Eso nos obliga a trabajar sobre la base de buscar la sostenibilidad e ir absorbiendo en los próximos tres años por parte del Gobierno los gastos que ahora, de una forma u otra, son financiados por donantes extranjeros además del Fondo Mundial», puntualizó García.