El Departamento de Seguridad de Carreteras y Vehículos Motorizados de Florida ha aumentado los requerimientos de identificación para obtener la licencia de conducir complicando el trámite para algunos inmigrantes.


Antes del 11 de mayo, las personas con audiencias de deportación pendientes podían obtener una licencia de conducir siempre que tuvieran un documento judicial que acreditara que tenían una fecha de audiencia futura. Ahora, al solicitar o renovar una licencia, que para los inmigrantes podría ser válida en cualquier lugar de uno a cuatro años, deben presentar un pasaporte vigente y un formulario I-94, el documento federal que prueba que ingresaron legalmente a los EE. UU reportó el Miami Herald.

El nuevo requerimiento dejaría sin la posibilidad de obtener la licencia de conducir en Florida a los inmigrantes que se encuentran en proceso de deportación y entraron al país sin ser admitidos o inspeccionados por las autoridades en la frontera.

Algunos otros cambios que se han producido desde febrero incluyen reglas más estrictas sobre qué documentos serán aceptados por los titulares de TPS, DREAMers, refugiados y cubanos que presenten bajo la Ley de Ajuste Cubano al solicitar la identificación en las oficinas locales de licencias.

De acuerdo con la ley REAL ID, un I-94 es solo uno de los muchos documentos que un inmigrante puede usar para demostrar que tiene «presencia legal» en los Estados Unidos. Otros documentos aceptables incluyen tarjetas de autorización de trabajo, y antes del 11 de mayo, según los registros del DMV de Florida obtenido por el Herald, incluia prueba de una audiencia futura, que sirve como un reconocimiento de que el gobierno está al tanto de la presencia del inmigrante.