Dos de las firmas más grandes que construyeron el puente peatonal de la Universidad Internacional de Florida que colapsó ayer han sido acusadas recientemente de prácticas inseguras. En uno de esos casos, otro proyecto del puente se derrumbó sobre los trabajadores reportó Miami New Times.


La policía y el personal de rescate de bomberos todavía están en la escena en FIU, donde varias personas murieron entre los escombros del puente de 950 toneladas, que se derrumbó en el tráfico de la calle Ocho. Los investigadores probablemente pasarán semanas clasificando lo que salió mal en el proyecto, que fue descrito por la escuela como un puente de última tecnología hecho con materiales nuevos y de alta tecnología.

Munilla Construction Management, una firma del sur de la Florida, venció a otros tres finalistas para ganar la licitación para construir el puente de FIU, que era parte de un proyecto de $ 14.2 millones financiado por el Departamento de Transporte de los Estados Unidos. La firma se asoció con Figg Bridge Group, que tiene su sede en Tallahassee y ha trabajado en proyectos emblemáticos como el puente Sunshine Skyway en Tampa.

Munilla fue acusado en el Tribunal Civil de Miami-Dade el 5 de marzo de lesionar gravemente a un empleado de la TSA en el Aeropuerto Internacional de Fort Lauderdale-Hollywood debido a un trabajo de mala calidad. Según la demanda, Munilla, que tiene un contrato importante para ampliar el aeropuerto, construyó un «puente improvisado» a través de un área donde los trabajadores del aeropuerto deben caminar para llegar a los baños.

El proyecto de FIU no es el primer gran puente construido por Figg que colapsa en los últimos años. Un tramo montado por Figg en Virginia se vino abajo en junio de 2012 mientras estaba en construcción. Los trabajadores estaban instalando una porción de hormigón de 90 toneladas del puente South Norfolk Jordan Bridge cuando cayó 40 pies sobre las vías del ferrocarril, según Virginian-Pilot.


Cuatro trabajadores sufrieron heridas leves, pero los reguladores estatales luego dijeron que era pura suerte que nadie terminara muerto.

Figg fue multado con $ 28,000 por el Departamento de Trabajo e Industria de Virginia, que descubrió que la compañía había violado varias reglas de seguridad. No había obtenido el consentimiento por escrito de un fabricante antes de modificar una viga utilizada en la construcción. La compañía también fue citada por no realizar inspecciones diarias, semanales y mensuales de la viga; no proporcionar la capacitación adecuada para usar el equipo; y no contar con ciertos procedimientos de seguridad para su mantenimiento y reparación, de acuerdo con Virginian-Pilot.