UT0086264


En una entrevista con Oliver Stone, Fidel Castro reflexionó sobre cómo le gustaría que le recordase su pueblo una vez el estuviera muerto.

Castro respondió con una frase de Martí: «Toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz». Así, el ex presidente cubano expresó que nunca dedicó tiempo a pensar sobre su muerte, huyendo así del culto a la personalidad.

Aunque no se puede decir que es humilde que haya sido homenajeado durante nueve días y que sus cenizas hayan recorrido el país mientras miles de personas las han despedido.