La Federación Cubana de Béisbol (FCB) acaba de dar a conocer la lista de 50 jugadores que integran la preselección de la isla con vistas al IV Clásico Mundial, a celebrarse en varias ciudades de Asia y América a partir del venidero 6 de marzo de 2017.


La nómina la integran cinco receptores, quince jugadores de cuadro, seis jardineros y veinticuatro lanzadores.

La nota de la FCB, de la cual se hace eco el periódico Juventud Rebelde, aclara que la selección definitiva de 28 peloteros se hará considerando el rendimiento integral de los jugadores en la actual Serie Nacional, pero que además “se tendrán en cuenta otros aspectos como disciplina, patriotismo y entrega, tanto dentro como fuera del terreno”.

Por supuesto que ese “patriotismo” que ahora esgrimen los dirigentes del béisbol cubano se refiere a llevar peloteros de probada adhesión al régimen, que no abandonen el equipo en plena competencia para quedarse en el exterior, y después prueben fortuna en otras ligas internacionales.

Han sido tantas las “deserciones” de los últimos tiempos, que los mandamases de la pelota cubana no saben qué hacer para detener semejante fuga de talentos.


En la lista de preseleccionados sobresalen las ausencias, entre otros, de los lanzadores industrialistas Frank Montieth y Noelvis Entenza, así como el jardinero Stayler Hernández, también de la capital, todos de destacada actuación en la actual Serie Nacional.

La desconfianza de las autoridades se manifiesta a pesar de que el equipo cubano jugará el Clásico en el grupo B, con sede en el estadio Tokyo Dome, de la capital japonesa.