Agentes del FBI se han unido a la búsqueda de Andrew Caballeiro, el bebé de Miami desaparecido después de que su padre lo raptara de su casa tras el asesinato de su madre, abuela y bisabuela el pasado martes, detalla El Nuevo Herald.


Cámaras de seguridad de la vivienda confirmaron que el niño fue tomado por su padre, Ernesto Caballeiro, el pasado martes. Ese día se encontró en la vivienda el cuerpo sin vida de la mamá del bebé, Arleti García, de 40 años. También se encontró el cuerpo de la madre de Arleti, Isabel Valdés de 60 y la abuela, Lina González de 84.

Caballeiro, principal sospechoso de los asesinatos, condujo su camioneta hasta el condado de Pasco, y se quitó la vida; pero para entonces ya no viajaba con el recién nacido, confirmaron las autoridades locales.

Ángel Rodríguez, detective del Departamento de la Policía del condado Miami-Dade, informó que tiene “algunas pistas” del caso, y que agradecen la presencia del FBI.

“Nuestros detectives aún siguen todas las pistas que tienen en el caso. Tenemos la asistencia del Departamento de la Policía de Florida (FDLE, por sus siglas en inglés) y del FBI, pero en este momento no ha habido cambios en la investigación”.


Michael Leverock, agente especial del FBI en Miami, confirmó que esa agencia está prestando asistencia en el caso.

«Mientras existan pistas y distintos medios de poder seguir con la investigación, esta continuará. Básicamente no hay ningún plazo de tiempo. El curso de la investigación es extenso porque el hecho ocurrió en Miami-Dade y terminó en el condado Pasco. De aquí al condado Pasco todo está sujeto a ser parte de la investigación y por eso es que nos asiste el FDLE y el FBI”, detalló Rodríguez.

Mientras tanto la familia del bebé alberga esperanzas de encontrarlo con vida, y hace un llamado a todo la comunidad del sur de la Florida.

“Le pido a los medios que sigan publicando la foto del bebé, pido a la comunidad que (si sabe algo) se comunique con los medios, con la policía. Nosotros, la familia, lo único que queremos en este momento es saber el paradero del niño”, pide la tía de la mamá del pequeño Andrew.