Embajada de Estados Unidos en Cuba

El FBI está investigado el presunto hostigamiento de personal diplomático evacuado de Cuba y China cuando regresaron a los Estados Unidos, según una nueva investigación de NBC News.

Cuatro funcionarios de Estados Unidos dijeron a la NBC que el FBI ha investigado casos de acoso y asaltos informados por al menos seis estadounidenses que fueron evacuados de China y Cuba luego de misteriosos ataques de salud.


Algunos miembros del personal diplomático dijeron que sospechan que sus casas fueron invadidas por intrusos al estilo de las agencias de inteligencia cuando encontraron artículos que fueron movidos o manipulados, informó NBC. Otros dijeron que sentían que habían sido seguidos o notaron actividad cuestionable en sus teléfonos celulares.

Al menos un sospechoso le dio al FBI una computadora portátil que sospechan que había sido manipulada.

Este personal diplomático, junto con sus familiares, se vieron obligados a abandonar Cuba y China después de que sus colegas informaron que tenían problemas médicos graves.

El Departamento de Estado aún no ha encontrado la causa de la serie de «ataques a la salud» contra diplomáticos en ambos países, pero han verificado que varios funcionarios de EE. UU. en Cuba y China presentan lesiones cerebrales similares.


Los oficiales de inteligencia que investigan los misteriosos ataques presuntamente sospechan que Rusia es el principal perpetrador, pero el gobierno de Trump dice que no se sabe quién es el responsable.

Se informó a principios de este mes que se sospechaban armas de microondas en los ataques, en los cuales los diplomáticos escucharon sonidos, perdieron la audición o sufrieron vértigo. Sin embargo, no se ha descartado la posibilidad de otras armas.

Al menos un diplomático en Guangzhou, China, ha experimentado síntomas, al igual que 26 en La Habana.

Los funcionarios de EE. UU. dijeron a NBC que los médicos contratados por el Departamento de Estado para investigar a los diplomáticos han identificado lo que denominan un «trastorno de la red cerebral» que ha cambiado la estructura cerebral de los afectados de una manera que otras enfermedades cerebrales no lo hacen.