Foto de Unsplash/Glenn Carstens-Peters

Un reciente informe del FBI advierte a los consumidores sobre los riesgos de poder estar siendo espiado mediante el uso de los televisores inteligentes o más comúnmente conocidos como los Smart TV.


Una oficina local del FBI en Oregon cubrió el tema de sistema de seguridad cibernética tras establecer que las personas pueden estar potencialmente en riesgo de intrusión ajena mediante el uso de televisores equipados con transmisión de Internet y capacidades de reconocimiento facial.

«Los dispositivos y televisores inteligentes de última generación ejecutan softwares complejos, tienen conexiones a Internet y, a menudo, tienen sensores integrados como micrófonos», dice Matt Tait, experto en seguridad cibernética y analista en GCHQ, el servicio de inteligencia de señales británico. «Estas características permiten cosas como servicios de transmisión y comandos de voz, pero los hackers no pueden subvertirlas si el dispositivo se ve comprometido».

«En el extremo inferior del espectro de riesgo, pueden cambiar canales, jugar con el volumen», indica la advertencia del FBI. «En el peor de los casos, pueden encender la televisión y el micrófono de tu habitación y acosarte silenciosamente».

Para evitar posibles intrusiones, el FBI recomienda que los propietarios de televisores inteligentes se eduquen sobre las funciones de sus equipos.


De esta forma recomiendan que si existe la opción de apagar la cámara, dejarla apagada mientras no se esté usando. También se puede cubrir la misma con un pedazo de cinta adhesiva negra para evitar «miradas indiscretas».

Tait advierte que también es extremadamente importante que los consumidores instalen rápidamente actualizaciones de software que los fabricantes de televisores inteligentes promueven habitualmente.

«En general, los clientes que mantienen sus dispositivos actualizados no tendrán que preocuparse demasiado», dice Tait. «Pero para las personas que están particularmente preocupadas o que no desean las nuevas funciones» inteligentes «, existe una solución simple para mantener alejados a los piratas informáticos: desconecte el dispositivo de su red».

Si cree que ha sido víctima de un fraude cibernético, asegúrese de denunciarlo en el Centro de Quejas de Delitos por Internet del FBI en www.ic3.gov o llame a su oficina local del FBI.