Familiares de bomberos de la Ciudad de Hialeah se reunieron este lunes para protestar los más recientes recortes salariales propuestos.


Las familias de los bomberos de Hialeah se reunieron con un mensaje muy preciso «justicia para los bomberos de la ciudad de Hialeah».

La manifestación del lunes fue organizada por la Unión de Bomberos de Hialeah, pero los rostros del evento fueron los cónyuges y los hijos de los bomberos y mujeres locales.

El grupo marchó desde una estación de bomberos hasta el Ayuntamiento, donde se pararon con carteles y camisetas.

Están molestos por un recorte salarial propuesto que resulta en una pérdida de aproximadamente $ 500 por mes y afecta los beneficios también, dijeron alguna de las manifestantes.


Dijeron que lo que agrega insulto a la medida no es solo que ya sean uno de los departamentos de bomberos más mal pagados en el sur de la Florida sino que los cambios presupuestarios se anunciaron justo después del aniversario del 11 de septiembre, y después de años de promesas de que este sector de emergencias no sería afectado.

«El día después del 11 de septiembre, cuando la mayoría de estos socorristas deberían haber sido celebrados, todos nuestros bomberos obtuvieron recortes salariales, y les están quitando muchas cosas, incluido el seguro de salud que nos afecta a todos y a nuestros hijos «, dijo Jacqueline Gazzola, la esposa de un bombero.

Las familias piden la ayuda de la comunidad. Mañana martes asistirán a la reunión del Ayuntamiento a las 7 pm y piden que si van a apoyarles vistan de color rojo.

Por su parte el alcalde Carlos Hernández, dijo a Local 10 News que todo se trata de las pensiones.

«Siempre estoy preocupado por la familia de todos los bomberos. Pero también estoy muy preocupado por las familias en la ciudad de Hialeah», dijo el alcalde de Hialeah, Carlos Hernández.

Hernández dijo que la conclusión aquí es las pensiones de los bomberos, y que si bien la policía y los empleados de la ciudad acordaron el año pasado los cambios en sus pensiones, los bomberos no lo hicieron.

«No voy a aumentar los impuestos, que es lo que están pidiendo a los ciudadanos de Hialeah para que sigan mejorando sus pensiones», dijo. «Hemos negociado durante 3 años y medio, y realmente no han dado mucho, y esperamos poder volver a la mesa y continuar las negociaciones».