Annie Becerra, una joven cubana de Miami, tenía 22 años cuando perdió la vida tras un accidente la noche del 30 de noviembre del año pasado.


Su familia hoy está demandando a la Policía de Miami Dade, al Departamento de Patrullas de Carreteras y a los bomberos, por no haber revisado a tiempo dentro del carro en el que viajaba Becerra después de que sufrió el accidente que le costó la vida.

Todo sucedió el 30 de noviembre del 2018 cuando Becerra viajaba en el asiento del pasajero mientras el padre de su niña de dos años, identificado como Freddy Mieryteran, chocó el vehículo.

Mieryteran, quien iba bajo los efectos del alcohol y las drogas, se bajó del auto e intentó darse a la fuga. La policía respondió a la escena, pero según el abogado de la familia de Becerra, Jose Raposo, por una hora y quince minutos la joven estuvo viva dentro del carro sin que ningún oficial fuese a revisar.

Cuando Mieryteran fue atrapado, tampoco dijo que la joven estaba en el auto con él.


De acuerdo al abogado, la joven podría haberse salvado de haber recibido asistencia a tiempo. Una vez encontrada en el asiento del pasajero, la llevaron al Kendall regional donde falleció dos días después.

“La persona que falleció en este accidente estaba en el asiento del pasajero por aproximadamente una hora y quince minutos antes de que la policía o los bomberos se dieran cuenta de que ella estaba lesionada en el asiento del pasajero…” alega Raposo.

“La primera cosa que debe hacer la policía cuando responde a la escena de un accidente es inspeccionar el auto, es algo básico”, señaló.

La joven, a quien le sobrevive su hija de dos años, había sostenido una relación tormentosa con el arrestado y había puesto una orden de restricción en contra suya después que la golpeó el Día de las Madres, informó AmericaTeVe.

El reporte policial indica que el conductor manejaba un auto robado, no tenía licencia y se encontraba bajo la influencia del alcohol, marihuana, cocaína y xanax.