Foto de archivo

La familia de un empleado de Publix que murió a causa del Covid-19 está demandando a la cadena de mercados alegando que la administración de Publix inicialmente se negó a permitir que los empleados usaran máscaras y guantes al inicio de la pandemia.


Según un comunicado de prensa del bufete de abogados Stewart Tilghman Fox Bianchi & Cain, Gerardo Gutiérrez, de 70 años, murió el 28 de abril después de contraer el COVID-19 de un compañero de trabajo en el Publix en 1920 West Avenue en Miami Beach.

«Esa decisión imprudente llevó a la muerte de Gerardo», compartió Local 10 News citando al comunicado de prensa.

Según la denuncia, Gutiérrez, quien trabajaba en la sección de delicatessen de la tienda, trabajó junto a un compañero de trabajo que mostraba síntomas de COVID-19 el 27 y 28 de marzo. Gutiérrez fue posteriormente diagnosticado con el virus tras presentar fiebre.

“Que Publix eligiera las ganancias por encima de la seguridad de sus empleados es una vergüenza. Estos empleados, incluido Gerardo Gutiérrez, continuaron apareciendo en el trabajo para ayudar a nuestras comunidades. Lo mínimo que podría haber hecho Publix fue permitir que los empleados ejercieran su libertad personal y se protegieran de la propagación del virus ”, dijo Michael Levine, abogado de la familia.


A Gerardo le sobreviven sus cuatro hijos Ariane, Gerardo, Rene y Jerryana.

“El repentino fallecimiento de nuestro padre ha sido una pérdida devastadora para nuestra familia”, dijo Ariane Gutiérrez en un comunicado. “Era un hombre muy amable, cariñoso y trabajador que muchos extrañan Realmente fue amado por las personas en su vida. Nuestra familia está sorprendida de que Publix impida que sus empleados se mantengan seguros. Debido a sus decisiones descuidadas, nuestro padre no está aquí con nosotros hoy «.

La demanda pide un pago superior a $30,000 dólares por daños y perjuicios.