Foto de la Familia Aguero/ Fuente NJ.com

Una familia de origen cubano de New Jersey que estaba de vacaciones en su apartamento en el Champlain Tower de Surfside, dijo que han recibido una segunda oportunidad en la vida, luego que sobrevivieron el derrumbe por tan solo cuestión de pocos metros.

La familia de cuatro miembros del condado de Hudson estuvo entre los sobrevivientes del trágico colapso y creen que fue un milagro lo que les salvó la vida.


Se trata de Jannette, Albert Agüero, su hija de 14 y su hijo de 22 años.

Albert dijo al NJ.com que el y su esposa dormían cuando el apartamento comenzó a temblar violentamente. “El apartamento a la izquierda (de nosotros) estaba medio cortado”, dijo. «Directamente frente a nosotros están los ascensores y eran solo dos agujeros».

«Mi esposo y yo nos despertamos con eso, cuando él me agarró y me dijo: ‘¿Qué es eso?'», dijo Jannette Agüero en una entrevista que se transmitió en Good Morning America. «Toda la habitación temblaba tan violentamente que, sinceramente, estaba preparado para que el edificio se derrumbara».

Su hijo, Justin Willis, estaba despierto jugando videojuegos, dijo Albert Agüero. Willis le dijo a ABC News que los sonidos eran muy diferentes a los que escuchó durante la súper tormenta Sandy.


“Se sintió como si un avión despegara sobre el edificio”, dijo.

Albert Agüero miró hacia afuera y vio una nube de polvo gris y la llegada de los bomberos. Después de ser instados a evacuar, la familia tomó carteras, teléfonos y llaves y se dirigió a las escaleras, que habían sobrevivido, pero por una pared, dijo.

Albert y Justin ayudaron a una anciana a escapar del tercer piso, y cuando llegaron al fondo estaban entre un grupo de solo unas 10 personas que estaban evacuando en esa área, dijo Agüero. A su alrededor, estaban comenzando las inundaciones y treparon por la grava apilada a unos tres pies de altura, agregó.

Sobrevivir al desastre los ha dejado lidiando con lo cerca que estaban de un resultado diferente, dijo Jannette Agüero a ABC.

«Simplemente no sé por qué estamos aquí y el resto de la gente no», dijo. «Eso es algo difícil».

La pareja también dio declaraciones a AmericaTeVe.

“Habiendo salido al pasillo y viendo que estaba a solo unos metros de… donde estaban mis hijos… podría haber sido algo muy diferente. Podría haber entrado en la sala de estar para encontrar esos escombros y no creo que lo hubiera podido procesar».

Los Agüero se habían alojado en el condominio desde el viernes. Los padres de Albert Agüero, que también viven en West New York, habían heredado la unidad del piso 11 de una tía abuela que la compró a fines de la década de 1980 o principios de la de 1990, dijo Albert Agüero.

«Sentimos que fue un milagro que hayamos escapado y, sinceramente, nos han dado una segunda oportunidad», dijo Agüero. «No estoy seguro de por qué, pero gracias».