Foto de Cubanet

Una familia cubana que fue albergada hace más de 3 años, agotada de escuchar promesas, sacó los muebles a la calle para exigir se mejoren sus condiciones de vida.


“Llevamos dos años escuchando promesas”, dijo a Cubanet, Gladis Silva, quien es la cabeza de familia y madre de dos niñas.

Silva contó que junto con sus dos niñas y su madre fue albergada hace más de tres años en uno de los locales de un edificio ubicado en Carlos III, esquina a Marqués González, en Centro Habana.

Silva y su familia fueron ubicadas en este albergue luego que el edificio donde vivía, a poca distancia de ahí, se derrumbara. En ese momento ellas eran solo 4, ahora son 7, después del nacimiento de 3 niños. Desde entonces la mujer le pide al gobierno la instalación de agua, gas y otras condiciones básicas de vida.

Exigiendo al gobierno mejores condiciones y al enterarse que más albergados serán ubicados ahí, donde no hay las mínimas condiciones siquiera para los actuales habitantes, esta familia cubana decidió sacar los muebles a la calle, bloqueando la vía, para llamar la atención de las autoridades.

Aproximadamente a los 10 minutos de iniciado el plantón, un autor patrullero llegó al lugar y ordenó a los protestantes retirar de la vía los muebles y las pertenencias, que fueron trasladadas sólo hasta la entrada del local donde se alberga la familia.


La familia de Gladis entró los muebles al albergue poco después de que las autoridades aseguraran que serían recibidos en las oficinas de la Dirección Municipal de la Vivienda.

De acuerdo a dos funcionarios que estuvieron presentes, quienes solo fueron identificados como Nelson y Rodolfo, este miércoles se valoraría el caso para legalizar la vivienda o buscar otra solución, informó el medio.

Gladis explicó a CubaNet que lleva cerca de 4 años en esa situación y necesita ser legalizada, “aquí o en una vivienda”.