La bebé cubana Maya Fabelo Ledesma, quien sufría el Síndrome de Werdnig-Hoffmann, falleció en Cuba debido a un paro respiratorio según reportó CubaNet.


Maya fue dada de alta pero no llegó a las 24 horas fuera del hospital, falleció en su casa junto a sus padres.

Los padres de la bebé había iniciado una campaña para que se le diera a la menor el medicamento Spinraza, un tratamiento no reconocido por las autoridades de salud en Cuba pero que prometía mejorar la calidad de vida de la niña.

Según la madre ya estaba a punto de lograr que se le diera el medicamento pero la bebé falleció antes.

El gobierno se había negado a dar el medicamento a la bebé bajo el argumento de que en Cuba hay 49 casos con la misma enfermedad y brindar ese medicamento costaria 16 millones de dólares al estado.