Pedro González Horstmann, expolicía y abogado en Cuba, en el 2012 cruzó frontera junto a su esposa desde México hacia Estados Unidos.

Desde el 2021 trabaja como ayudante en la Oficina del Sheriff del Condado de Hillsborough, en Florida, es del criterio que ‘cualquier meta’ que uno se trace en Estados Unidos se puede hacer realidad. González Horstmann, en Cuba se desempeñó como policía y además obtuvo una licenciatura en Derecho, logró abandonar la Isla tras la espera de 5 años por el permiso de salida ya con 37 años de edad.


Su travesía para llegar a Estados Unidos la inició junto a su esposa por Ucrania, viajando posteriormente a México por donde cruzó frontera con Estados Unidos por Laredo en el año 2012.

“Hace 15 años salí de mi país llorando porque no sabía cuál era mi destino. Salí con 2,000 dólares en el bolsillo, un diccionario y mi esposa”, explica González Horstmann en un reportaje en la Oficina del Sheriff del Condado de Hillsborough que revela historias de vida de sus oficiales.

“La emigración es una decisión difícil. Es una decisión que lo inmigrantes toman no porque quieran abandonar sus países, sino porque hay circunstancias en esos países que no los ayudan a vivir mejor. Así que una vez que tomes la decisión sabes que vas a tener tiempos difíciles, momentos difíciles. Cuando tomas la decisión de irte, sabes que dejas toda tu vida detrás”, “Yo no niego ni rechazo mi vida anterior en Cuba porque me educó. Tuve una licenciatura allí, me preparé como oficial de la policía”, dijo el expolicia cubano en un reportaje publicado en la cuenta de Facebook del Sheriff.

Según cuenta González Horstmann, que decidió abandonar el país “debido a la contradicción política con el sistema”, teniendo que esperar 5 años para que le dieran el permiso de salir del país.

Una vez en Estados Unidos, estudió inglés, trabajó como conductor de Uber, repartidor de pizza y profesor.


“Lo más importante para mí fue ver a una mujer, usando este uniforme, hablar con inmigrantes y no pedirles ningún documento ni estatus legal. Para mí fue ‘un wow esto es una agencia muy importante que cuida a la gente, que cuida a la comunidad’”, explica que esa mujer nombrada Marilyn Álvarez fue quien lo motivó por su forma de actuar.

“La parte más emotiva en este tiempo fue cuando vi a Marilyn Álvarez nuevamente, nueve años después de haberla visto por primera vez. Ella no se acordaba de mí, por supuesto, pero cuando la vi para mí fue la oportunidad de decir: ‘gracias’”.

Pedro González Horstmann, obtuvo la ciudadanía estadounidense en el año 2019, fue entonces que optó por un empleo en la Oficina del Sheriff del Condado de Hillsborough, cosa que logró obtener.

“Empecé mi carrera con 51 años, ahora tengo 52”, como ayudante de patrulla en la parte oeste del condado de Hillsborough.

«Cualquier meta que tengas en este país, los Estados Unidos, puedes conseguirla», subrayó el oficial de origen cubano.

“No rechazo ninguna decisión que haya tomado en mi vida. Estados Unidos ofrece mucho, para todos” terminó diciendo González Horstmann.