90

Un grupo de abogados electorales y expertos en datos pidieron a la campaña de Hillary Clinton que solicite un recuento de votos en tres de los estados más disputados: Wisconsin, Michigan y Pennsylvania, para asegurarse de que no se haya cometido un ciberataque para manipular los totales.


Sin embargo, no existe evidencia de un hackeo a los resultados o de que las máquinas electrónicas de votación hayan sido alteradas. La campaña de Clinton no respondió el miércoles a una solicitud de comentario o si hará la petición del recuento antes de que venza el plazo en dichos estados.

El presidente electo Donald Trump ganó Wisconsin y Pennsylvania por márgenes sumamente estrechos, y tuvo una ventaja ligeramente más amplia en Michigan. Las tres entidades se habían inclinado del lado demócrata en elecciones presidenciales recientes.

El director del Centro de Seguridad Computacional y Sociedad de la Universidad de Michigan, Alex Halderman, en un artículo publicado el miércoles en Medium, subrayó que el grupo no tiene evidencias de un ciberataque o de irregularidades en la votación. Exhortó a que se ordene el recuento de votos solo para eliminar dicha posibilidad.

«La única forma de saber si un ciberataque alteró el resultado es examinando de cerca las evidencias físicas disponibles: las papeletas y el equipo de votación en estados cruciales como Wisconsin, Michigan y Pennsylvania», escribió Halderman.


Los plazos para la solicitud de recuentos en esos tres estados se vencen en los próximos días. El de Wisconsin expira el viernes. La candidata del Partido Verde, Jill Stein, anunció el miércoles un evento de recaudación de fondos para pagar los recuentos.

Muchos expertos electorales han exhortado a que se realicen auditorias postelectorales de rutina con el objetivo de incrementar la confianza pública en los resultados, y resguardándose tanto de la alteración como del error natural en el conteo de sufragios.

Eso podría involucrar revisiones aleatorias de los registros de votos y boletas en distintos sitios de votación, para asegurarse de que fueron precisos.