Crucero MSC en Cuba. Foto: Kamira / Shutterstock.com

Un experto en temas de relaciones entre Cuba-EEUU aseguró en recientes declaraciones, que la administración del presidente Biden no traería consigo cambios significativos, ni nada remotamente parecido al acercamiento que ofreciera la presidencia de Obama.

Mientras que el ex presidente Barack Obama hizo movimientos dramáticos para llegar al régimen de Castro obteniendo pocos beneficios de los cubanos. El presidente Donald Trump hizo retroceder esas iniciativas.

Aquellos que esperan que la administración del presidente electo Joe Biden esté lista para restablecer la relación de la era de Obama con Cuba seguramente se decepcionarán, aseguró John Kavulich, quien dirige el Consejo Económico y Comercial Estados Unidos-Cuba.

«Habrá mucha decepción por parte de quienes apoyaron al presidente electo Biden», dijo Kavulich.

Kavulich dijo que no era probable que se vieran nuevamente compañías de cruceros estadounidenses atracando en Cuba en el corto plazo, o turistas estadounidenses en cantidades significativas caminando por la histórica Habana, o alojándose en la mayoría de los hoteles, o comiendo en un buen número de sus restaurantes.

La razón para ellos explicó tiene que ver con Venezuela. “La administración Trump ha conectado brillantemente a Cuba con Venezuela”, dijo Kavulich enfatizando la palabra brillante.

El presidente Trump prometió derrocar a Nicolás Maduro. El ejército y la seguridad de Raúl Castro sirven como la columna vertebral estratégica del gobierno de Maduro en Venezuela. El petróleo del país apuntala la fallida economía socialista de Cuba.

“Entonces, para la administración Biden, cualquier cosa que haga que parezca darle a Cuba, será visto como una recompensa por el apoyo de Cuba a Venezuela y no querrá ir allí”, dijo Kavulich.

La represión de la administración Trump prohibió a los estadounidenses patrocinar cualquier cosa en la nación isleña que fuera propiedad de compañías controladas por el ejército cubano.

Kavulich dijo que la política iluminaba que «el ejército cubano tiene un papel descomunal en la economía cubana principalmente en el mercado turístico».

La política de Trump fue estrangular el flujo de ingresos del ejército. Es probable que esa política se mantenga con nueve miembros del Congreso siendo cubanoamericanos y el senador Marco Rubio probablemente sea el jefe de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado.

¿Y si hay algún cambio propuesto? «Si indica que esto está beneficiando al ejército cubano, verá mucha actividad en el Congreso», dijo Kavulich.

Añadió que la administración tampoco contempla el nombramiento de un embajador en la isla.