Un despacho de Inter Press Service (IPS) precisa que en el conversatorio celebrado el viernes en la Sociedad de Torcedores de la Habana, ubicada en el popular barrio habanero de Cayo Hueso, el escritor y moderador Tato Quiñones expuso como “en todas las épocas las personas negras han estado vinculadas a los sectores menos beneficiosos desde el punto de vista económico”.


Quiñones se refirió: “Aún hoy, con casi seis décadas de Revolución, es muy difícil encontrar a negros y negras en ‘paladares’ de alto nivel, ocupando puestos importantes en los hoteles o en los bares más populares o exclusivos de la ciudad”. “En los espacios donde circula más dinero la mayoría de las personas son blancas”, acotó.

Por su parte el historiador Mario Castillo, quien formaba parte del debate señalo: “en los últimos años se han desarrollado eventos, debates y otras iniciativas dedicadas a la temática racial, el tema de la discriminación por color de la piel en el espacio laboral ha sido poco visibilizado”.

“Tomé dos periódicos Granma y Juventud Rebelde al azar y encontré que entre más de 30 fotografías, solo aparecen cuatro personas negras, en todos los casos deportistas, lo que además contribuye a reafirmar estereotipos”, dijo Quiñones.

La comunicadora Hale Martínez comento que los esfuerzos por «sacar a la luz» los problemas raciales quizás no sirvan de nada.


“no es tanto una cuestión de silencio o ausencia de voces, sino de sordera, porque hay bibliografía, investigaciones y testimonios, pero todo eso sigue sin llegar a quienes deciden, o peor aún, llega y no tiene ninguna repercusión”, dijo.