El ex jefe de la campaña de Trump, Paul Manafort, se entregó el lunes al asesor especial del Departamento de Justicia, Robert Mueller, después de que decidieran presentarse cargos como resultado de la investigación relacionada con Rusia.


Manafort fue acusado formalmente el viernes y deberá presentarse en una corte federal donde responder a las acusaciones que esta aun selladas y no son públicas.

La acusación formal de un alto funcionario de la campaña del presidente Donald Trump señala una nueva etapa dramática de la amplia investigación de Mueller sobre la posible colusión entre el gobierno ruso y los miembros del equipo de Trump, así como la posible obstrucción de la justicia y los delitos financieros.


Manafort se presentó acompañado por su abogado en las oficinas del FBI en Washington donde lo esperaban dos agentes que lo acompañaron dentro del edificio.