David Ortiz. Foto: Instagram/David Ortiz

Las autoridades a cargo de la investigación del tiroteo que casi cobra la vida de la ex estrella de las Grandes Ligas, David Ortiz, dijeron este lunes que el exjugador no era el objetivo en el tiroteo.


Ortiz fue baleado el 9 de junio en un bar en República Dominicana, y de acuerdo a los investigadores la confusión se dio porque Ortiz vestía igual al objetivo que debían atacar esa noche.

El Procurador General de la República, Jean Alain Rodríguez Sánchez, reveló que el pelotero no era el objetivo principal del atentado, sino un amigo de David Ortiz, con quien esa noche compartía la mesa en el bar, compartió Telemundo51.

El objetivo de la noche era su amigo Cisto David Fernández Vázquez, un asiduo asistente del lugar, por lo que fue fácil para los perpetradores establecer un sitio para ultimarlo.

Fernández fue interrogado por las autoridades y explicó que Víctor Hugo Gómez era la única persona con interés de matarlo por venganza. Víctor Hugo había sido apresado y sometido a la justicia en el 2011 por relación con el narcotráfico y por presuntamente pertenecer al cartel del Golfo, y siempre pensó que había sido delatado por David Fernández.


Aparentemente Gómez coincidió en prisión con Alberto Miguel Rodriguez Mota, quien coordinó todas las acciones y quien entregó una foto al tirador.

Con video de las cámaras de seguridad del lugar antes y durante el tiroteo las autoridades pudieron llevar a cabo varios arrestos. El vínculo de la mayoría de los arrestados los relaciona en algún momento durante su tiempo en prisión.

Aunque las autoridades de República Dominicana han capturado ya a 11 personas por su presunta responsabilidad y en relación con el atentado, aún están tras la pista de una de las principales mentes del hecho, quien pudiera encontrarse en EEUU.

Sobre los rumores de que Ortiz había sido víctima por un tema de celos y mujeres, su abogado aseguró que no esto no son más que especulaciones.

«La teoría menos probable es la de los celos o alguien que se haya sentido ofendido por alguna mujer. Es la teoría más endeble de este proceso», dijo el abogado del expelotero. «No tiene ningún sustento más allá que la imaginación o especulación de algunas personas», agregó.