El ex agente de los servicios secretos británicos (el MI6), Christopher Steele, identificado por Estados Unidos y Reino Unido como artífice del informe, que asevera que el Kremlin estuvo involucrado en la campaña electoral presidencial de los EE.UU, manifiesta: que debido a la gran inquietud, de que era víctima por los datos que iba descubriendo, viendo que pasaba el tiempo y que el FBI no tomaba medidas, estaba cada vez más “frustrado,” y decidió revelar sus hallazgos al periodista David Corn.


“Daba la impresión de ser un profesional serio que no tenía ganas de hablar con un periodista ni de ocasionar un revuelo público. Era consciente de que asumía un riesgo, pero parecía sentirse obligado por su trabajo a compartir la información que le parecía crucial”, afirmó Corn.

No se sabe mucho de Steele, se dice que vivió dos años en Rusia en los años noventa, es licenciado por la Universidad inglesa de Cambridge y uno de los mejores expertos en Rusia en el MI6, donde sirvió hasta el 2009.

Cristopher Steele es uno de los fundadores de la empresa de investigación Orbis Business Intelligence Ltd, con sede en Londres.