Manuel Marín, ex propietario de la cadena de supermercados Presidente Supermarkets, quien fue extraditado a Estados Unidos desde España acusado de asesinato ahora enfrenta además una demanda civil de muerte por negligencia reportó El Nuevo Herald.


La demanda incluye además a su hijo Yaddiel Marín,  quien los fiscales dicen que mantuvo a su padre los siete años que estuvo fugitivo en España.

La demanda fue presentada a finales de la semana pasada a nombre de la viuda de Salazar, Daisy Lewis Holcombe, y sus dos hijos.

“Los últimos siete años han sido increíblemente difíciles para toda la familia: perdieron a una persona de la forma más brutal”, dijo el abogado de la familia, Benjamin Widlanski, en un comunicado emitido el lunes. “Vamos a buscar una solución justa y rápida de nuestras reclamaciones para permitir que la familia siga adelante con su vida”.

La policía asegura que  Marín, de 64 años, reclutó a un promotor de boxeo y a dos luchadores de artes marciales para que lo ayudarán a secuestrar, torturar y matar a Salazar quien era amante de su esposa.


La policía tiene como evidencia que en la misma noche del crimen Marín usó su teléfono en un área cercana a donde se cometió el crimen.

Según lo presentado en la demanda civil una semana antes del asesinato, Marín abrió una cuenta de banco conjunta con su hijo Yaddiel y depositó “una suma sustancial de dinero”. Al mismo tiempo, Marín le entregó a Yaddiel su parte en la propiedad en una mansión de $14 millones en Palm Island.

Yaddiel, su hijo, se convirtió en el presidente vicepresidente de la cadena Presidente Supermarkets gracias a un poder proporcionado por su padre. 
 Mientras vivía en Madrid, Marín retiraba con frecuencia efectivo de la cuenta bancaria conjunta que tenía con su hijo.

El hijo que no está involucrado en el asesinato ha sido acusado de encubrimiento.